música

Seguidores

viernes, 10 de octubre de 2014

Y yo no sé si eres el amor de mi vida,no tengo ambiciones más allá que buscar,en el fondo de tu cuerpo playas perdidas,donde la rutina no nos pueda encontrar.No se trata de cronometrar cuanto tiempo,tengo otro concepto sobre la eternidad,es ese momento en el que se juntan dos cuerpos ese instante en el que todo puede pasar.Me da igual un día, un año, un siglo, no sé si me entiendes yo no busco calma busco que tu alma de saltos al verme.Y hoy lo que quiero es decirte que el mundo contigo se entiende,que cuando me miras de frente me pesa en los ojos la suerte.Lo que quiero es dar la vuelta al mundo contigo,verte libre en Cuba y darte paz en Bagdag y si no hay avión te subirás a mi ombligo,y sobrevolaremos juntos la soledad.Luego tiraremos con un beso los muros,porque no cabra tanto amor en la ciudad,no sé cuanto tiempo pero ten por seguro,que la tristeza va a tener que esperar.Me da igual un día, un año, un siglo, no sé si me entiendes yo no busco calma busco que tu alma de saltos al verme.Y hoy lo que quiero es decirte que el mundo contigo se entiende,que cuando me miras de frente me pesa en los ojos la suerte.Me da igual un día, un año, un siglo, no sé si me entiendes yo no busco calma busco que tu alma de saltos al verme.Lo único que quiero es decirte que el mundo contigo se entiende,que cuando me miras de frente me pesa en los ojos la suerte.

jueves, 9 de octubre de 2014

Las cosas empezaron bien, nos vimos unos días. Cine, mantas, risas, cervezas, maquillando el pasado para parecer más de lo que somos... vamos, lo normal. Así unos días, hasta que uno de los dos pidió algo más. Ese fue el punto de ruptura para que el terreno que pisábamos comenzara a desnivelarse. Vinieron entonces los pretextos, los regates, los mensajes a deshora, las llamadas distanciadas en el tiempo... vamos, lo normal. Se empezó a cumplir esa extraña teoría de que el amor son vasos comunicantes donde uno quiere y otro se deja querer. Al final, con el corazón sin presupuesto, tú te cansaste de perseguir, de no encontrar las llaves que abrían las puertas de mi alma y una buena tarde, después de unas semanas dándote excusas para no verte, me enteré de que volabas en otro colchón, con otra que no era yo. Y yo, que tantas veces te esquivé, comencé a quererte. Vamos, lo normal.

miércoles, 8 de octubre de 2014

-Me apetece volver ¿sabes?
-¿Volver donde?
-No es donde, es a que... me apetece volver a mirar unos ojos que brillan. A conducir gritando esa canción. A llorar de la risa y reírme de lo llorado. A enamorarme de un atardecer. A abrazar dando saltos y ponerme perdido de cerveza. Me apetece bañarme en la playa, un sábado por la noche. Fumarme un cigarro a medias. Morder unos labios, porque me han hecho gracia, solo por eso. Saltar de la cama, sin importar como de grande sea la resaca. Pasar más tiempo riéndome que buscando un motivo para hacerlo. Comprarme ropa nueva y mancharla con la cadena de la bici. Conocer gente. Viajar sin dinero. Encontrar un amigo para toda la vida. Raparme la cabeza, o dejarme el pelo largo, ¡yo que sé! Me voy a comer el mundo y cuando acabe volveré a empezar ¿Te vienes?


Cuando tenga valor para hablar diré que tengo miedo de vivir sin volver a escuchar cómo suena un
'te quiero'