música

Seguidores

martes, 6 de marzo de 2012

¿Conoces esa sensación de angustia, de impotencia? Cuando todo se te junta y no sabes como solucionarlo, quieres acabar con todo eso de una vez, cueste lo que cueste. Porque estás harta de tener que esconderte para llorar cada vez que ves que no puedes más. Esa etapa en la que desconfías de todo el mundo menos de ese que justo es él, el que te falla, en la que te sientes sola entre tanta gente alrededor y en la que comprendes que no es culpa de los demás lo que te pasa, que es solo tuya. Porque te valoras menos de lo que deberías, porque piensas que es normal que te traten así, porque crees que no te mereces nada mejor y que aunque fuera así, no lo conseguirías porque no eres tan bueno como todos los demás. Cuando la gente que te quiere sabe tu situación, su única respuesta es: “Pues, quiérete a ti misma” pero no comprenden que no es algo que se pueda hacer y aprender en dos días. Que por mucho que quieres, no puedes. Así que al final, pasa lo de siempre; te pones delante del espejo a ensayar sonrisas hasta que alguna te parezca más o menos convincente para que luego saludar y despedirse con una de ellas no parezca tan duro como lo es en realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuando tenga valor para hablar diré que tengo miedo de vivir sin volver a escuchar cómo suena un
'te quiero'